¿Cómo seguir construyendo el socialismo cuando nadie lo quiere?

Spread the love

Un discurso que es solo para un consejo de estado no necesariamente es para el pueblo y dirigir una dictadura del calibre de la cubana implica dar órdenes de represión absoluta con el fin de permanecer en el poder y realizar sus planes de expansión económica.  

El socialismo a la cubana no ha sido un laboratorio social con muestras suficientes de un resultado nefasto no solamente económicamente pero socialmente existe un desmembramiento visceral de los valores tradicionales expresados en la apatía política y comportamiento cívico que se ha delegado en un minorista grupo que llevan sus nombres inscritos como miembros del único partido político permitido que además lleva rigurosamente el control de los medios de difusión audiovisuales y escritos.  

Ya en numerosas ocasiones se ha increpado la “Democracia” esta última vez de la voz del Rey de España quien fue replicado con la cansona y predecible consigna de que el pueblo ya decidió, a los que nos queda la duda de quien decidió pudiera ser que se refiere a mis abuelos, aquellos que apoyaron a Fidel en su toma del 1959 , aquellos que ya están 6 metros bajo tierra en los cementerios de Cuba o Miami. Realmente se ha realizado una pregunta como tal si eso es lo que quiere el cubano.

No hablo del grupo contento de cubanos que viven espléndidamente de los frutos de su trabajo, que pueden acceder a pasajes internacionales y ostentar alguna que otro privilegio vitalicio de sus abuelos, como tampoco hablo de ese pequeñísimo grupo que se ha prostituido en valores para acceder a mejore prestaciones. Tampoco hablo de esos olvidadizos doble moral y cuenta cuentos que viven del arte que destruye el arte.

Hablo de ese pueblo envejecido que no tendrá un relevo que pueda pagar un presupuesto honorable para una vejes tranquila, hablo de esos viejitos y próximos viejitos a merced de lo que un partido comunista apruebe o designe en su planificación infalible , hablo para quienes están haciendo las maletas para regalar los frutos de su vientre muy lejos de Cuba, hablo incluso de los miles de miserables ilusos que siguen rezando al todo poderoso Fidel, ignorando que ya murió y junto con el todas las promesas de leche y miel, ese lastre de confianza desmedida que nos volvió zombis revolucionarios con limitaciones en el vocabulario, incapacitados para decir NO, despojados de toda razón común , vulnerables ante la ración que nos toca.

Hablo del pueblo que descubrió que el mundo no se paralizo en 1959 y que los sistemas y regímenes del mundo también han tenido avances sociales sin arrastrar el lastre del comunismo, hablo del pueblo que sabe que existe prosperidad en la libertad plena de actuar, sin ataduras politiqueras que te separen de tu prójimo por una opinión.

Dagoberto Saldivar es un seudonimo que utilizan varios colaboradores desde Cuba que no quieren ser identificados por la policia politica

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com